Logopedia


Educación para el habla. Todos los problemas relacionados con la expresión más importante del ser humano.

La logopedia es la disciplina que engloba el estudio, prevención, detección, evaluación, diagnóstico y tratamiento de los trastornos de la comunicación humana: alteraciones de la voz, de la audición, del habla, del lenguaje (oral, escrito, gestual); y de las funciones oro-faciales y deglutorias, tanto en población infantil como adulta.

La premisa principal del logopeda es rehabilitar, en la medida de lo posible, las funciones alteradas y, ayudándose de las preservadas, dotar al paciente de estrategias de uso de sus habilidades, intentando que aprenda a combinarlas de manera útil y funcional con vistas al manejo e interacción de estas durante la realización de las actividades de la vida diaria.

Las metas de un logopeda son muy dispares dependiendo de las dificultades del paciente: desde enseñar a un profesor a respirar y hablar correctamente para prevenir daños en sus cuerdas vocales, pasando por ayudar a un niño a pronunciar el fonema /r/; hasta enseñar a tragar a una persona con daño cerebral. En los casos procedentes de una lesión cerebral adquirida siempre los trataremos desde un enfoque multidisciplinar, es decir, apoyando la terapia del lenguaje con la rehabilitación del paciente en cada una de las diferentes áreas de rehabilitación cognitiva.

En definitiva, nuestros especialistas te ayudarán a rehabilitar o reeducar los trastornos relacionados con la capacidad de comunicación oral, gestual o escrita a través de una terapia personalizada e individualizada.

El objetivo final es que tanto el adulto como el niño disfruten de una comunicación humana lo más completa posible que les permita relacionarse plenamente lo cual redundará en su adaptación y felicidad. Es una de las disciplinas que mejores resultados consigue en este aspecto.

No sólo en los casos de daño cerebral, hay muchos pacientes que requieren el complemento de otras especialidades adicionales a la logopedia, aunque sea sólo un mero apoyo, pero la fisioterapia, incluso fisioterapia respiratoria, la psicología e incluso especialidades de base como la medicina general, familiar y comunitaria son de utilidad en estos pacientes porque las causas pueden ser diversas.