Cirugía general


Consulta de cirugía multiespecialidad. Tras conocer un diagnóstico cuyo tratamiento requiere cirugía mayor, de cualquier parte del cuerpo o especialidad, se debe consultar con un equipo de cirugía que evalúa todas las opciones, planifica la intervención, agenda fechas e informa de todo lo relativo a la misma a pacientes y familiares.

La Cirugía General y Digestiva es la especialidad de la Medicina que se ocupa del diagnóstico y tratamiento de las enfermedades cuyo tratamiento requiere generalmente de la realización de una intervención quirúrgica, sea ésta de urgencia o programada; y cuyo origen sea benigno, traumático o relacionadas con un cáncer. Su campo de intervención es el aparato digestivo, pared abdominal, mama, piel, sistema endocrino, afecciones externas de cabeza y cuello, etc. Algunas de las enfermedades que interesan a la especialidad de Cirugía General y Digestiva, en ocasiones pueden solaparse con otras especialidades médicas en cuanto se refiere a su resolución con una intervención quirúrgica, pero en todo caso el cirujano general está preparado para hacerlo:

  • Apendicitis. La apendicectomía, extracción del apéndice, es una intervención sencilla de la que habitualmente se ocupan los cirujanos generales, tanto si se trata de una urgencia o no. La apendicitis es una inflamación aguda del apéndice, con un aumento de presión en su interior que puede llegar a provocar su rotura y, como consecuencia, una peritonitis.
  • Granulomas. Es un área pequeña de inflamación que surge en alguna parte del cuerpo (piel u otros órganos) que puede deberse a diferentes causas. Por lo general tienen carácter benigno y el problema se resuelve con su ablación.
  • Colelitiasis. Es como se denomina a la formación de piedras en el interior de la vesícula. Si no se consigue disolverlas, por ejemplo, mediante litotricia, la única opción es la cirugía para extraer la vesícula.
  • Hernias. Pueden ser de diferentes tipos (hiato, umbilical, inguinal, etc.) y se producen porque una parte del intestino o el esófago se salen de su posición natural. Muchas de ellas sólo causan molestias y síntomas ocasionales, pero la única solución definitiva es la cirugía, a la que se recurre cuando la hernia afecta de manera permanente a la funcionalidad del aparato digestivo.

Al tratarse de cirugía, todos los tratamientos son intervencionistas, utilizándose diferentes técnicas quirúrgicas en función del tipo de patología y de la gravedad de la misma:

  • Cirugía ambulatoria. Se realiza sin necesidad de ingresar al paciente y generalmente con anestesia local, de modo que éste puede regresar a su casa después de la intervención y hacer una vida práctica normal desde el primer momento.
  • Cirugía laparoscópica. Es una técnica mínimamente invasiva que se lleva a cabo realizando dos o tres incisiones en el abdomen, para introducir un endoscopio con una cámara para visualizar el campo quirúrgico y los otros con el instrumental necesario. El paciente suele permanecer ingresado entre 24 y 48 horas.
  • Cirugía mayor o cirugía abierta. Son cirugías más complejas y de mayor riesgo, necesarias cuando la patología a tratar no es abordable con técnicas menos invasivas.  

El equipo de Cirugía General y Digestiva de nuestro centro está capacitado para actuar en todo momento y ante cualquiera de las enfermedades que corresponden a su campo de actuación.